CONTRACTURAS MUSCULARES, Por D Martín Jacobi Vera y Monica Passini

 

CONTRACTURAS MUSCULARES

Las contracturas musculares son despues del debilitamiento muscular el síntoma que más comúnmente se presenta en la mayoría de los tipos de distrofia muscular, especialmente en la DM tipo Duchenne y Becker. En este síntoma los músculos se acortan y pierden elasticidad, causando que las articulaciones se vayan apretando poco a poco perdiendo movilidad, convirtiéndose con el pasar del tiempo en un problema considerable para la persona afectada, al limitar su movilidad y aumentar los efectos del debilitamiento físico, dificultando las actividades de la vida cotidiana. Por ello es importante prevenir y minimizar sus efectos en lo posible.

Causas 

El porque se producen las contracturas musculares se debe en general a tres factores distintos, los cuales se unen en la DM para producirlas.
El primer factor es un proceso que se produce por la degeneración del tejido muscular, que se conoce como fibrosis. En el proceso de la fibrosis, el tejido muscular al verse dañado continuamente y no poderse regenerar correctamente por efecto de la enfermedad, es suplido en parte por tejido fibroso y graso. Este nuevo tejido a diferencia del muscular normal, no tiene las mismas capacidades flexibles y elásticas, por lo que hace que el músculo tienda a acortarse con el tiempo, haciéndose menos funcional y limitando la movilidad de la articulación. Este proceso de fibrosis por otro lado es el que hace que los músculos luzcan más grandes, aunque no más fuertes, siendo esta característica conocida como pseudohipertrofia.
El siguiente factor es el de la falta de movilidad de las articulaciones y los músculos, ya sea por la adopción de cierta postura durante largos periodos de tiempo, o por la debilidad misma que impide tener movilidad suficiente. Un ejemplo de lo primero, es la postura en el sentado, donde las piernas se mantienen flexionadas durante largos periodos de tiempo.
El ultimo factor que colabora en las contracturas, es el debilitamiento impar de los músculos que mueven las articulaciones. Esto es en especial característico de los músculos que realizan la flexión y extensión de cierta articulación, en donde casi siempre se ve mas debilitado el músculo que realiza la extensión, que el que realiza la flexión. Un ejemplo de esto se presenta en las articulaciones del codo, las rodillas y los dedos. Otro caso en el que este debilitamiento impar es notorio, es en los músculos que levantan y bajan la punta del pie, donde el músculo del frente de la pantorrilla se ve mas debilitado que el de detrás de la misma, provocando la notable característica de caminar de puntas en el afectado.
Debido a la unión de estos tres factores en la distrofia muscular, es que se producen las contracturas, que aumentan y se intensifican con el avance de la enfermedad.

¿Que articulaciones se ven mas afectadas por las contracturas? 

Las articulaciones en las que mayormente se presentan contracturas son las de los hombros, las caderas, las rodillas, los codos, los tobillos, las muñecas y los dedos.
En las rodillas, codos y dedos, se hacen notar las contracturas por la inhabilidad de extender o poner recta la articulación. Por otro lado, en los tobillos y muñecas, las contracturas provocan una dificultad para levantar la punta del pie y poner el pie en ángulo recto, y dificultad de levantar la mano con la palma hacia abajo respectivamente.

¿Que se puede hacer contra las Contracturas? 

Las maneras existentes para evitar, minimizar y en general manejar las contracturas son tres: La terapia física, el uso de implementos ortopédicos, y por medio de procedimientos quirúrgicos.
En la primera forma por medio de ejercicios físicos de estiramiento, especialmente diseñados para manejar las contracturas y realizados por un terapeuta físico, otra persona o el mismo afectado, se trata de lograr que los músculos y las articulaciones se mantengan lo más flexibles posible, y que por medio de los mismos también la fuerza muscular. Todo estos ejercicios deben ser recomendados por un PROFESIONAL MEDICO –
La segunda forma para manejar las contracturas es el uso de implementos ortopédicos, en donde por medio de estos se trata de lograr que la articulación y los músculos implicados se mantengan estirados el mayor tiempo posible, previniendo la aparición y el avance de las contracturas. El implemento mayormente usado son las férulas, que a modo de entablillado, actúan sobre las articulaciones de la rodilla y el tobillo manteniendo estirados los músculos susceptibles a sufrir de contracturas. Las férulas se recomiendan ser usadas durante las noches, o al menos una vez al día para cumplir su objetivo.
Las dos opciones de manejo de contracturas anteriormente mencionadas, se recomienda que desde el momento mismo del diagnostico empiecen a ser implementadas.
La ultima manera de manejar las contracturas, y que es la opción más severa, es por medio de procedimientos quirúrgicos. En estos se hacen pequeñas incisiones y/o cortes en diversos tendones de los músculos, siendo realizados principalmente en el tendón de Aquiles. Seguido a los procedimientos quirúrgicos, se aplica el uso de ciertos implementos ortopédicos para mantener la movilidad y balance de la articulación. En general esta opción de manejo es utilizada cuando las contracturas son demasiado severas e impiden la acción de pararse o caminar y que por medio de la cirugía se mantienen por mas tiempo esas capacidades.

Espalda: soluciones para las contracturas
Estrés y malas posturas, dos enemigos contra los que hay que luchar a diario

Desde que los seres humanos dejamos de andar en dos patas, nuestra espalda ha soportado un gran agobio, emitiendo su queja en forma de dolor. Afortunadamente, este dolor no sólo puede prevenirse: en la mayoría de los casos es posible eliminarlo.
Para su mejor estudio la columna vertebral es divida en: columna cervical (desde el cuello hasta los hombros), dorsal (de allí hasta la cintura) y columna lumbar y sacro-coccígea (hasta el huesito dulce) . Los dolores pueden ser localizados o irradiados, y de acuerdo con la localización de la dolencia se habla de cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia y otras.
A la hora del diagnóstico, el elemento primordial es el examen clínico y la económica radiografía, que permitirá distinguir si el dolor proviene de una patología osteo-articular de la columna, observable en la placa y de un grado mayor de severidad ( existen alteraciones que van desde la escoliosis, la cifosis o la lordosis hasta la enfermedad ciática) o bien si, como sucede en la gran mayoría de los casos, se trata de una alteración funcional en cuyo caso existe gran dolor por contractura muscular
Mientras que el dolor en el cuello y parte alta de la espalda (cervical) suele deberse a contracturas por tensión y malas posturas, en la zona dorsal y baja las causas habituales son esfuerzos, malos movimientos y también posturas incorrectas. En la parte superior de la espalda es frecuente que los músculos de la nuca o los que van hacia los hombros (trapecios) se tensen excesivamente. Como si fueran riendas de un caballo, tiran de las vértebras, provocando contracturas que a veces hasta presionan una arteria que irriga al cerebro, provocando mareos, zumbidos, problemas de visión y adormecimiento de manos.
Las contracturas en esta zona se originan en un alto porcentaje por tensiones nerviosas. También se deben a la realización de actividades con la nuca tensa y la vista fija en un mismo punto, como operar la PC o manejar a alta velocidad durante muchas horas. Otro origen frecuente es utilizar los brazos como palanca para levantar peso. Es el caso de las mamás que alzan a los bebes de la cuna con los brazos extendidos, o las personas que cargan bolsas del supermercado. Si hay que hacerlo, los brazos siempre deben estar flexionados, para que los trapecios no se tensen.
El dolor dorsal y lumbar crónico generalmente se debe a una mala postura o a la manipulación de objetos pesados y en forma incorrecta. El sedentarismo y la laxitud de los músculos abdominales son grandes responsables de las dolencias lumbares. Cuando la contractura comprime también los filetes nerviosos intercostales el dolor se irradia hacia delante. Es un dolor que se agrava al respirar y se siente como una puntada bajo el corazón.

La importancia del ejercicio 
Un gran pilar del tratamiento y la prevención es la actividad física. Los especialistas recomiendan ejercicios de fitness : bicicleta, cinta, caminatas, tres veces por semana. Y es básico realizar ejercicios abdominales, que ayudan a mantener firme la columna.
“hay que fortificar los abdominales y los isquiotibiales (de la cara posterior del muslo), generalmente acortados en las dolencias dorsales, que tiran la columna hacia abajo.
Por otra parte, cada 60 minutos hay que interrumpir la tarea que se está realizando y caminar (si la dolencia es lumbar) o mover la columna cervical.
“La mayoría de los pacientes mejoran con actividad física -Los problemas de dolor de espalda deben representar para el paciente el compromiso de trabajar en su proceso de curación.

Los remedios caseros 

Almohadilla térmica:
es buena, pero puede producir quemaduras si la utiliza a alta temperatura durante mucho tiempo

Cremas desinflamantes:
si el dolor es muy intenso y repentino, no deben utilizarse. Lo mejor es inmovilizar la zona y consultar al médico 

Bolsa de agua caliente: absolutamente contraindicada para trastornos músculo-esqueléticos. No usar cuando hay dolor 

Secador de pelo: da calor seco, muy útil para aliviar el dolor cervical 

Los si y los no de la actividad física

No realizar deportes que impliquen rotación de la columna con esfuerzo, como el squash, el windsurf o el kayak.
Los deportes que requieren fijar la vista, como el tenis, producen contracturas cervicales.

Hasta que la cincha abdominal esté fuerte, no hacer ejercicios de brazos con carga que tense los trapecios.

En abdominales: no hacer fuerza con el cuello.

Se aconseja realizar muchísimos abdominales, siempre con rodillas dobladas.

Natación: en el agua se anula el efecto de la gravedad y se amplían los movimientos articulares.

Yoga: es una de las pocas técnicas que trabajan seriamente la columna.

 

 

———————–

 

   Dr. Martin Jacobi – Monica Passini

 

 

 

CONTRACTURAS MUSCULARES

Las contracturas musculares son despues del debilitamiento muscular el síntoma que más comúnmente se presenta en la mayoría de los tipos de distrofia muscular, especialmente en la DM tipo Duchenne y Becker. En este síntoma los músculos se acortan y pierden elasticidad, causando que las articulaciones se vayan apretando poco a poco perdiendo movilidad, convirtiéndose con el pasar del tiempo en un problema considerable para la persona afectada, al limitar su movilidad y aumentar los efectos del debilitamiento físico, dificultando las actividades de la vida cotidiana. Por ello es importante prevenir y minimizar sus efectos en lo posible.

Causas 

El porque se producen las contracturas musculares se debe en general a tres factores distintos, los cuales se unen en la DM para producirlas.
El primer factor es un proceso que se produce por la degeneración del tejido muscular, que se conoce como fibrosis. En el proceso de la fibrosis, el tejido muscular al verse dañado continuamente y no poderse regenerar correctamente por efecto de la enfermedad, es suplido en parte por tejido fibroso y graso. Este nuevo tejido a diferencia del muscular normal, no tiene las mismas capacidades flexibles y elásticas, por lo que hace que el músculo tienda a acortarse con el tiempo, haciéndose menos funcional y limitando la movilidad de la articulación. Este proceso de fibrosis por otro lado es el que hace que los músculos luzcan más grandes, aunque no más fuertes, siendo esta característica conocida como pseudohipertrofia.
El siguiente factor es el de la falta de movilidad de las articulaciones y los músculos, ya sea por la adopción de cierta postura durante largos periodos de tiempo, o por la debilidad misma que impide tener movilidad suficiente. Un ejemplo de lo primero, es la postura en el sentado, donde las piernas se mantienen flexionadas durante largos periodos de tiempo.
El ultimo factor que colabora en las contracturas, es el debilitamiento impar de los músculos que mueven las articulaciones. Esto es en especial característico de los músculos que realizan la flexión y extensión de cierta articulación, en donde casi siempre se ve mas debilitado el músculo que realiza la extensión, que el que realiza la flexión. Un ejemplo de esto se presenta en las articulaciones del codo, las rodillas y los dedos. Otro caso en el que este debilitamiento impar es notorio, es en los músculos que levantan y bajan la punta del pie, donde el músculo del frente de la pantorrilla se ve mas debilitado que el de detrás de la misma, provocando la notable característica de caminar de puntas en el afectado.
Debido a la unión de estos tres factores en la distrofia muscular, es que se producen las contracturas, que aumentan y se intensifican con el avance de la enfermedad.

¿Que articulaciones se ven mas afectadas por las contracturas? 

Las articulaciones en las que mayormente se presentan contracturas son las de los hombros, las caderas, las rodillas, los codos, los tobillos, las muñecas y los dedos.
En las rodillas, codos y dedos, se hacen notar las contracturas por la inhabilidad de extender o poner recta la articulación. Por otro lado, en los tobillos y muñecas, las contracturas provocan una dificultad para levantar la punta del pie y poner el pie en ángulo recto, y dificultad de levantar la mano con la palma hacia abajo respectivamente.

¿Que se puede hacer contra las Contracturas? 

Las maneras existentes para evitar, minimizar y en general manejar las contracturas son tres: La terapia física, el uso de implementos ortopédicos, y por medio de procedimientos quirúrgicos.
En la primera forma por medio de ejercicios físicos de estiramiento, especialmente diseñados para manejar las contracturas y realizados por un terapeuta físico, otra persona o el mismo afectado, se trata de lograr que los músculos y las articulaciones se mantengan lo más flexibles posible, y que por medio de los mismos también la fuerza muscular. Todo estos ejercicios deben ser recomendados por un PROFESIONAL MEDICO –
La segunda forma para manejar las contracturas es el uso de implementos ortopédicos, en donde por medio de estos se trata de lograr que la articulación y los músculos implicados se mantengan estirados el mayor tiempo posible, previniendo la aparición y el avance de las contracturas. El implemento mayormente usado son las férulas, que a modo de entablillado, actúan sobre las articulaciones de la rodilla y el tobillo manteniendo estirados los músculos susceptibles a sufrir de contracturas. Las férulas se recomiendan ser usadas durante las noches, o al menos una vez al día para cumplir su objetivo.
Las dos opciones de manejo de contracturas anteriormente mencionadas, se recomienda que desde el momento mismo del diagnostico empiecen a ser implementadas.
La ultima manera de manejar las contracturas, y que es la opción más severa, es por medio de procedimientos quirúrgicos. En estos se hacen pequeñas incisiones y/o cortes en diversos tendones de los músculos, siendo realizados principalmente en el tendón de Aquiles. Seguido a los procedimientos quirúrgicos, se aplica el uso de ciertos implementos ortopédicos para mantener la movilidad y balance de la articulación. En general esta opción de manejo es utilizada cuando las contracturas son demasiado severas e impiden la acción de pararse o caminar y que por medio de la cirugía se mantienen por mas tiempo esas capacidades.

Espalda: soluciones para las contracturas
Estrés y malas posturas, dos enemigos contra los que hay que luchar a diario

Desde que los seres humanos dejamos de andar en dos patas, nuestra espalda ha soportado un gran agobio, emitiendo su queja en forma de dolor. Afortunadamente, este dolor no sólo puede prevenirse: en la mayoría de los casos es posible eliminarlo.
Para su mejor estudio la columna vertebral es divida en: columna cervical (desde el cuello hasta los hombros), dorsal (de allí hasta la cintura) y columna lumbar y sacro-coccígea (hasta el huesito dulce) . Los dolores pueden ser localizados o irradiados, y de acuerdo con la localización de la dolencia se habla de cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia y otras.
A la hora del diagnóstico, el elemento primordial es el examen clínico y la económica radiografía, que permitirá distinguir si el dolor proviene de una patología osteo-articular de la columna, observable en la placa y de un grado mayor de severidad ( existen alteraciones que van desde la escoliosis, la cifosis o la lordosis hasta la enfermedad ciática) o bien si, como sucede en la gran mayoría de los casos, se trata de una alteración funcional en cuyo caso existe gran dolor por contractura muscular
Mientras que el dolor en el cuello y parte alta de la espalda (cervical) suele deberse a contracturas por tensión y malas posturas, en la zona dorsal y baja las causas habituales son esfuerzos, malos movimientos y también posturas incorrectas. En la parte superior de la espalda es frecuente que los músculos de la nuca o los que van hacia los hombros (trapecios) se tensen excesivamente. Como si fueran riendas de un caballo, tiran de las vértebras, provocando contracturas que a veces hasta presionan una arteria que irriga al cerebro, provocando mareos, zumbidos, problemas de visión y adormecimiento de manos.
Las contracturas en esta zona se originan en un alto porcentaje por tensiones nerviosas. También se deben a la realización de actividades con la nuca tensa y la vista fija en un mismo punto, como operar la PC o manejar a alta velocidad durante muchas horas. Otro origen frecuente es utilizar los brazos como palanca para levantar peso. Es el caso de las mamás que alzan a los bebes de la cuna con los brazos extendidos, o las personas que cargan bolsas del supermercado. Si hay que hacerlo, los brazos siempre deben estar flexionados, para que los trapecios no se tensen.
El dolor dorsal y lumbar crónico generalmente se debe a una mala postura o a la manipulación de objetos pesados y en forma incorrecta. El sedentarismo y la laxitud de los músculos abdominales son grandes responsables de las dolencias lumbares. Cuando la contractura comprime también los filetes nerviosos intercostales el dolor se irradia hacia delante. Es un dolor que se agrava al respirar y se siente como una puntada bajo el corazón.

La importancia del ejercicio 
Un gran pilar del tratamiento y la prevención es la actividad física. Los especialistas recomiendan ejercicios de fitness : bicicleta, cinta, caminatas, tres veces por semana. Y es básico realizar ejercicios abdominales, que ayudan a mantener firme la columna.
“hay que fortificar los abdominales y los isquiotibiales (de la cara posterior del muslo), generalmente acortados en las dolencias dorsales, que tiran la columna hacia abajo.
Por otra parte, cada 60 minutos hay que interrumpir la tarea que se está realizando y caminar (si la dolencia es lumbar) o mover la columna cervical.
“La mayoría de los pacientes mejoran con actividad física -Los problemas de dolor de espalda deben representar para el paciente el compromiso de trabajar en su proceso de curación.

Los remedios caseros 

Almohadilla térmica:
es buena, pero puede producir quemaduras si la utiliza a alta temperatura durante mucho tiempo

Cremas desinflamantes:
si el dolor es muy intenso y repentino, no deben utilizarse. Lo mejor es inmovilizar la zona y consultar al médico 

Bolsa de agua caliente: absolutamente contraindicada para trastornos músculo-esqueléticos. No usar cuando hay dolor 

Secador de pelo: da calor seco, muy útil para aliviar el dolor cervical 

Los si y los no de la actividad física

No realizar deportes que impliquen rotación de la columna con esfuerzo, como el squash, el windsurf o el kayak.
Los deportes que requieren fijar la vista, como el tenis, producen contracturas cervicales.

Hasta que la cincha abdominal esté fuerte, no hacer ejercicios de brazos con carga que tense los trapecios.

En abdominales: no hacer fuerza con el cuello.

Se aconseja realizar muchísimos abdominales, siempre con rodillas dobladas.

Natación: en el agua se anula el efecto de la gravedad y se amplían los movimientos articulares.

Yoga: es una de las pocas técnicas que trabajan seriamente la columna.

 

 

———————–

 

   Dr. Martin Jacobi – Monica Passini

 

 

20161027_120458

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *