12800175_10205978406404876_6664608377877601956_n

CELOS DESMEDIDOS (C E L O T I P I A) Sepa que es y como combairla – Martin Jacobi Vera & Monica Passini

C E L O P I A

Popularmente conocida como celos, la celotipia se presenta con más frecuencia en las mujeres que en los hombres y acaba por destruir la vida de los protagonistas si no se frena a tiempo. 

La celotipia se vincula con la necesidad permanente de introducir un tercero en la relación de pareja, la mayoría de las veces fantaseado. Ese tercero es visto como rival sobre el cual se proyectan sentimientos negativos, odio, resentimiento, generando una situación de competencia.

Este desorden del comportamiento en la personalidad, afecta el panorama pasional del celoso que representa posesividad para obtener tales o cuales personas u objetos que cree solamente le pertenecen y esto retroalimenta o desencadena más los celos que parecen no tener fin.

La celotipia hace imposible el poder controlar los celos, generando sentimientos negativos, impulsos, reaccionando en ocasiones con agresividad o ira. La celotipia hacen que el celoso se mantenga alerta, de desbaratar el supuesto engaño, se mantiene en un estado de vigilancia constante que puede ir desde revisar las propiedades personales de su pareja, controlar llamadas telefónicas sospechas ante una llegada tarde, ante un gesto o una mirada, visitas inesperadas, en definitiva hechos cotidianos que son percibidos e interpretados en función de sus celos enfermizos generando a la vez en quien la padece, ira, enojo por el supuesto engaño y malestar en su pareja. En la celotipia el celoso vivencia una situación imaginaria como real. Su vida gira en torno a acusaciones, a generar pruebas de la supuesta infidelidad, interpreta erróneamente hechos cotidianos de manera de constatar y fundamentar sospechas

En ese sentido es que en la situación de celotipia, hay un trastorno del pensamiento, pobre control de los impulsos y puede haber falsas percepciones. En ocasiones también se producen falsos recuerdos. No todo lo que percibe mediante sus sentidos es lo que el/ella cree que es. Sin entrar aquí en discusiones filosóficas que dejaremos para otro momento, en los celos enfermizos, el celoso siempre percibe e interpreta la realidad de una sola forma, como tema recurrente: el del posible engaño.

“El es mejor que yo, más alto que… más guapo que… mejor cuerpo que… mejor amante que…”

Estas posibles afirmaciones en el interior hacen suponer o adelantarse a concreciones que quizá jamás se cristalizarán o se harán realidad, menospreciando la personalidad del afectado quien siente que su espíritu y estima se consumen.

Episodios de dolor. “Amenazas de suicidio, episodios dolorosos, reacción de síntomas paranoicos, obsesivos y posesivos son algunas de las características de los celosos”, afirmó el psicólogo Pedro Francisco Nevárez Ibarra.

En este panorama mencionó que es importante el grado de intensidad, ya que es necesario conocer la situación, conversar con el celotípico que en su momento requerirá de ayuda profesional.

Para volver a equilibrar la vida de un celotípico es necesario que acepte la enfermedad para controlar la situación. El primer paso es hablar con la verdad. Pero el celotípico tardará en reconocer su error lo que puede traer consecuencias graves en la relación de pareja.

Cómo reconocer la celotipia? 

-Desde el noviazgo, empiezan a controlar la vida del novio o la novia.
-Insisten exageradamente en hacer jurar al otro que son las únicas personas en su vida.
– Incorporación de un tercero imaginario en la relación de pareja (supuesto amante)
– El sujeto no puede o no sabe como controlar los celos, porque no tiene conciencia de ello.
– Está permanentemente vigilante de situaciones cotidianas revisando objetos personales de su pareja, llamadas telefónicas, mensajes de texto
– Percibe e interpreta hechos cotidianos de manera errónea, pero siempre relacionado a los celos Es decir, esta percepción e interpretación errónea busca siempre justificar una situación de infidelidad o engaño.
– Imposibilidad de controlar impulsos, pensamientos, percepciones falsas que se le autoimponen
– En la situación de pareja los celos enfermizos o celotipia producen discusiones diarias ya que el otro se siente incómodo, no logra comprender del todo la situación generando impotencia y malestar.

Contrario a lo que se pudiera creer, la celotipia también suele heredarse. Cierta información genética detona en las acciones o hábitos de repetición que el individuo imita. Por lo tanto, el hombre o la mujer con estos pasajes dolorosos en su vida canalizará todos sus sentimientos hacia resentimientos y odio para con los demás

La mayoría de las veces en la celotipia concluyen en la ruptura de la pareja. Pueden también generar situaciones de violencia y celos (violencia doméstica) debido al pobre control impulsivo que el celoso experimenta. Por tales motivos se hace imprescindible la consulta profesional ya que difícilmente pueda solucionarse el problema de los celos enfermizos o patológicos ya que no existe por parte del celoso la capacidad de “darse cuenta” o algún grado de conciencia que le indique como controlar sus celos, sino por el contrario como vimos anteriormente todas sus vivencias y hasta los hechos cotidianos se dirigen a justificar sus creencias erróneas e irracionales

Cómo ayudarlo? Intente generar un diálogo donde haya una verdadera comunicación, hágalo reflexionar sobre sus creencias y pensamientos erróneos e irracionales, que no se fundamental en ningún hecho o situación real.Comportamiento histérico-depresivo y obsesión por mantener en exclusiva al hombre que desesperadamente se cree amar; son algunas de las sintomatologías que la celotipia representa para la vida de un hombre o una mujer que prácticamente “muere de rabia”.

 

 

Martin Jacobi Vera & Monica Passini

 

20161027_114757

A.C.V – Argentina cada 23 minutos muere alguien por ACV. Martín Jacobi Vera & Monica Passini

A.C.V

–      En el mundo se calcula que una persona cada cuatro minutos sufre un ACV y entre 30.000 y 60.000 personas mueren dentro del primer mes. En la Argentina cada 23 minutos muere alguien por ACV. Entre el 30% y 50% de los que sobreviven no recuperan su independencia  y entre el 15% y 30% quedan discapacitados.  

–       Accidente cerebro vascular (ACV )

El accidente cerebro vascular (acv) es una enfermedad cerebro vascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. a esta enfermedad también se la conoce como ictus, infarto cerebral, ataque cerebral, embolia o trombosis cerebral. los dos últimos términos, son mas bien parte de las distintas causas del ictus.
En inglés se le conoce de una forma más dura, stroke . Esto quiere decir golpe.
El a.c.v. o Ictus ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o es taponado por un coágulo u otra partícula. debido a esta ruptura o bloqueo, parte del cerebro no consigue el flujo de sangre que necesita. la consecuencia de esto es que las células nerviosas del área del cerebro afectada no reciben oxígeno, por lo que no pueden funcionar y mueren transcurridos unos minutos.

Según su etiología, un acv tiene dos variantes, isquémicos y hemorrágicos. el cuadro clínico es variado y depende del área encefálica afectada.

El a.c.v. isquémico se produce por la presencia de un coágulo que obstruye una arteria e impide que la sangre llegue a una determinada zona del cerebro. este cerrado de conducto puede deberse a una trombosis, cuando el coágulo se produce en él, o a una embolia que es cuando el material se produce en un lugar lejano y llega al vaso a través del torrente sanguíneo y lo tapona. además este suele ser transitorio debido a que las paredes de la arteria están obstruidas y al estar reducidas se impide el flujo normal de la sangre, y a veces la presión de la sangre hace que las paredes vuelvan a dilatarse. en pocas palabras, el cerebro no recibe un buen flujo sanguíneo, por lo que no le llega oxígeno.

El a.c.v. hemorrágico es mucho más grave, ya que se produce por la ruptura de una arteria. esto es producido por un traumatismo o por una dilatación localizada de un vaso sanguíneo que provoca una hemorragia que afecta al cerebro o a sus envolturas, ya sea por un tumor sanguíneo, tal como el aneurisma cerebral, o por malformaciones arteriovenosas.

El a.c.v. es producido, en el 80 % de los casos, por la obstrucción de una arteria que irriga el cerebro, a.c.v. isquémico y en el 20 % restante, por la ruptura de una arteria, que produce una “hemorragia cerebral”, a.c.v. hemorrágico. cabe destacar que en todos los casos el infarto cerebral destruye una parte del cerebro, dando como resultado que las funciones comandadas por esta zona no pueden ser asumidas, lo que puede arrastrar problemas graves, como parálisis de uno o mas miembros del cuerpo, la pérdida de la palabra, la pérdida de la sensibilidad, pérdida de la visión, etc… .

En resumen, el a.c.v consiste en la disminución de la llegada de sangre al cerebro. esta puede suceder por una interrupción total, parcial, transitoria o definitiva.

Los síntomas pueden ser muy variados dependiendo de la cantidad de cerebro afectada. partiendo desde un simple mareo, una confusión, hasta llegar a la parálisis de uno o más miembros o un coma profundo, con pérdida del conocimiento y muchas veces con un elevado riesgo de muerte.

Los mecanismos podrán ser: isquémicos, ya sea por el cierre progresivo de la circulación de sangre o por trombosis, que es la migración y enclave de un coágulo. el otro mecanismo es el hemorrágico que se da por rotura de un vaso y sangrado interno con consecuencias impredecibles de inicio.

La arterioesclerosis, vista en el a.c.v. isquémico es como un envejecimiento de las arterias que se vuelven rígidas, en un proceso progresivo que consiste en la acumulación de colesterol, calcio y otras grasas en la pared de las arterias. en ciertas zonas de las arterias el estrechamiento puntual es más intenso, llegando a tapar casi por completo el paso de sangre al cerebro.

Si en la zona obstruida por placas de ateroma se pegan acúmuloss de plaquetas, se llegan a formar coágulos (trombos), lo que llamamos trombosis cerebral. estos trombos se pueden soltar (embolia), y por su tamaño llegan a arterias más pequeñas por las que no pueden pasar, ya que las taponan totalmente produciendo la llamada isquemia aguda (embolia cerebral). estas embolias también pueden haber migrado desde el corazón en diferentes situaciones. esta situación es muy grave ya que puede evolucionar a la muerte de las células cerebrales implicadas en la isquemia y la pérdida irreversible de las mismas.

Cuando se produce la ruptura de una arteria, la hemorragia intracerebral que se produce no puede liberarse al exterior ya que el cerebro está encerrado en el hueso del cráneo. por consiguiente la sangre presiona lo más blando, el cerebro, produciendo la falta de oxigenación de la zona y las lesiones subsecuentes de los tejidos.

La causa más frecuente de la ruptura de una arteria cerebral es la presencia de un aneurisma. Un aneurisma es una dilatación permanente de una arteria causada por la debilidad de su pared.

El Riego Cerebral

El cerebro es un órgano que depende del oxígeno y la glucosa aportada por la sangre. la sangre llega al cerebro por las arterias carótidas, las que están ubicadas a ambos lados del cuello, y por la basilar a través de los huesos del cuello. Hay destacar que pocos minutos sin riego, sin flujo sanguíneo al cerebro, son suficientes para producir la muerte de las neuronas, y como consecuencia lesiones irreversibles.

El cerebro recibe un 20% del gasto cardíaco, esto es que aproximadamente 800 ml. de sangre circulan en el cerebro en cada minuto. una gota de sangre que fluya a través del encéfalo tarda alrededor de 7 segundos para pasar de la arteria carótida interna a la vena yugular interna. este flujo continuo es de vital importancia, ya que el cerebro no almacena oxígeno ni glucosa, y de manera casi exclusiva obtiene su energía del metabolismo aeróbico de la glucosa sanguínea.

En las personas hipertensas, diabéticas, fumadoras, con el colesterol muy elevado o con enfermedades cardiacas, puede suceder que se forme un trombo o un émbolo que corte bruscamente el paso de sangre a alguna región del cerebro. Durante la isquemia se reduce o se pierde la entrega de oxígeno y de glucosa al tejido nervioso y si la obstrucción se mantiene unos minutos, se produce un daño irreversible, con muerte de las neuronas, que como y sabemos, son incapaces de dividirse, por lo que no pueden reproducirse o regenerarse. como consecuencia de lo anterior, se pierde la función cerebral que hacían estas neuronas. En este punto la circulación colateral puede mantener el flujo sanguíneo en la área circundante, con un compromiso menos severo en dicha zona con respecto a las áreas más alejadas. esta isquemia parcial e incompleta es la responsable de la dinámica temporal y espacial del infarto.

Factores Incidentes En El A.C.V

La inactividad física incrementa el riesgo de enfermedad cardiaca, por lo que se produce un aumento en el riesgo de a.c.v. . esto es, que al realizar una actividad física moderada podemos obtener una baja considerable de las posibilidades de obtener un accidente cerebro vascular. este ejercicio consiste en que durante 30 minutos, 4 veces a la semana realicemos alguna actividad física, ya sea trotar, correr, jugar fútbol, etc… .

La actividad física produce normalmente una elevación y luego una baja de la presión; esta gimnasia arterial mantiene la elasticidad de las paredes arteriales, favoreciendo el mantenimiento de una baja presión, elemento esencial para el buen funcionamiento de cerebro y corazón.

Otro factor incidente en la obtención de un accidente cerebro vascular es el tabaco, que además de afectar el cerebro con la adicción, lesiona las arterias cerebrales al producir ateromas sobre los cuales puede comenzar a formarse un coágulo, que en determinado momento, al avanzar la isquemia, produce obstrucción parcial o total de una zona cerebral y daña el tejido cerebral.

Prevención Del Acv

Para prevenir el accidente cerebro vascular es primordial actuar sobre los cinco elementos mayores del modo de vida:

– El Tabaco. 
– El Estrés.
 
– La Actividad Física.
 
– El Alcohol.
 
– La Alimentación.
 

estos factores pueden ser desencadenantes de las causas principales de acv, como es la hipertensión arterial (hta) y la hipercolesterolemia.

Entre los factores ligados al modo de vida destaco el tabaquismo, el cual mencioné anteriormente. este se debe a que los fumadores tienen 3 veces más posibilidades de tener un a.c.v. que los no fumadores y los grandes fumadores 4 a 5 veces más posibilidades de tener un a.c.v. que los pequeños fumadores.

El consumo de alcohol ligero o moderado ( uno o dos vasos por día de vino tinto, con las comidas) puede tener un efecto benéfico sobre el riesgo de a.c.v., esto es por la acción antioxidante de los alcoholes. un consumo mayor de alcohol debe ser evitado porque puede tener un efecto inverso y originar otros problemas de salud.

El ejercicio regular, como lo dije anteriormente, reduce el riesgo de accidente vascular cerebral destaco que este debe ser de acuerdo a la edad y sexo, ya que no se puede sobre explotar el cuerpo. el efecto protector se debe a los efectos benéficos del ejercicio sobre la hipertensión arterial y la obesidad entre otras acciones. es recomendable efectuar una actividad de intensidad física moderada, esto es, una pequeña marcha durante treinta minutos por cuatro días a la semana. esta regularidad es mejor que un ejercicio violento esporádico.

Los factores nutricionales pueden jugar un rol de gran importancia en el riesgo de a.c.v. . por ejemplo, el consumo de sodio está asociado a la hipertensión arterial. las frutas y legumbres pueden, gracias a su efecto antioxidante y a su gran existencia de potasio, tener un efecto favorable. por contribuir a la prevención de a.c.v. y de otros problemas vasculares, es recomendable limitar los aportes de lípidos en los alimentos, sobre todo las grasas saturadas, encontradas en gran medida en la comida chatarra, a menos de 30 % de los aportes energéticos totales, y con el colesterol a menos de 10 % de estos aportes, debiendo consumirse frutas y legumbres al menos cinco veces por semana.

Hay que recordar que la hipertensión arterial es un factor de riesgo de a.c.v. que tiene la prevalencia más elevada y que es el más fácil de modificar. todas las personas con hta deben ser tratadas por médicos, probablemente durante toda la vida. en los pacientes ancianos, la hipertensión aislada limitada, aquella en que solamente el valor superior está un poco elevado, debe ser tratada para evitar un a.c.v. o accidentes cardiovasculares.

Conclusión 

Por lo estudiado anteriormente, puedo decir que los accidentes cerebro vasculares, a.c.v. son altamente peligrosos, ya que nos pueden llevar a la muerte. estos a.c.v. hacen que el flujo sanguíneo normal de una persona hacia el cerebro, se vea altamente imposibilitado y en algunas ocasiones, se corte totalmente.

Encontramos dos tipos de accidentes cerebro vasculares, el primero es el denominado isquémico, el cual produce una obstrucción parcial o un taponamiento total de una arteria. el segundo es el llamado hemorrágico, el cual es producido por la ruptura de una arteria.

Hay varias formas de evitar un a.c.v. , las tres mas importantes son la disminución del tabaco, el hechod e hacer actividad física moderada, esto es, combatir el sedentarismo y el llevar una sana alimentación.

 Síntomas 

Generalmente se presentan de manera súbita y sin aviso o pueden ocurrir a intervalos durante el primero o segundo día. Los síntomas por lo general son más greves apenas sucede el accidente cerebrovascular, pero pueden empeorar lentamente. 

Se puede presentar un dolor de cabeza, especialmente si el accidente cerebrovascular es causado por sangrado en el cerebro. El dolor de cabeza:

* Comienza repentinamente 
* Ocurre al estar acostado
* Despierta a la persona
* Empeora cuando se cambia de posición o cuando se agacha, hace esfuerzo o tose
 
El dolor de cabeza muy fuerte es el principal síntoma, asi que traten de prestar atención a los dolores de cabeza, sobretodo si pasa en las condiciones puestas mas arriba.
Otros síntomas dependen de la gravedad del accidente cerebrovascular y de la parte del cerebro afectada.  

Los Síntomas Pueden Abarcar: 

* Cambio en la lucidez mental (incluyendo coma, somnolencia y pérdida del conocimiento) 
* Cambios en la audición
* Cambios en el sentido del gusto
* Torpeza
* Confusión o pérdida de memoria
* Dificultad para deglutir (tragar)
* Dificultad para leer o escribir
* Mareos o sensación anormal de movimiento (vértigo)
* Falta de control de esfínteres
* Pérdida del equilibrio
* Pérdida de la coordinación
* Debilidad muscular en la cara, el brazo o la pierna (por lo regular sólo en
un lado) 
* Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo
* Cambios emocionales, de personalidad y estado de ánimo
* Problemas con la vista, incluyendo disminución de la visión, visión doble o ceguera total
* Cambios en la sensibilidad que afectan el tacto y la capacidad para sentir el dolor, la presión, las temperaturas diferentes u otros estímulos
* Problemas para hablar o entender a otros que estén hablando
* Problemas para caminar
 

Prevención

Las medidas de prevención involucran el control de los factores de riesgo, entre ellas podemos mencionar: 
-Controle su presión arterial en forma periódica, de ser alta consulte a su médico y siga sus indicaciones. 
-Evite fumar
-Realice controles para descubrir posibles enfermedades cardíacas y mantenerlas controladas
-Realice controles de Glucemia (nivel de azúcar en sangre)
-Controle el nivel de colesterol
-Realice ejercicio físico en forma periódica
-Evite el exceso de peso, límite la cantidad de grasas y sodio en su dieta
-Si bebe alcohol, hágalo con prudencia 

 

 

 

Afasia. Causas, Clasificacion y Tratamiento.

 

El término afasia fue acuñado en 1864 por el médico francés Armand Trousseau. Significa falta de comunicación por el lenguaje y proviene de a —falta— y phasia —palabra—. Se trata, según la definición de Trousseau, de un estado patológico que consiste en la pérdida completa o incompleta de la facultad de la palabra, con conservación de la inteligencia y de la integridad de los órganos de la fonación. 

 

Una afasia es una disfunción en los centros o circuitos del lenguaje del cerebro queimposibilita o disminuye la capacidad de comunicarse mediante el lenguaje oral, la escritura o los signos, conservando la inteligencia y los órganos fonatorios.

La palabra afasia procede del vocablo griego ἀφασία: imposibilidad de hablar.

Causas de la afasia

La afasia es causada por un trauma o una infección cerebral como:

  • Accidente Cerebro Vascularo ictus: Es la causa más frecuente de afasia sobre todo producido por isquemia trombótica o embolígena.
  • Traumatismo Craneoencefalico:Provocado generalmente por un accidente.
  • Infeccioneslocalizadas o difusas del cerebro, como absceso cerebral o encefalitis.

Clasificación: los síndromes afásicos corticales

Las afasias corticales se dan por una lesión perisilviana (alrededor de la cisura de Silvio). Son las más comunes y se diferencian de las transcorticales en que en las corticales la repetición está alterada en grado variable.

Sindrome de Landau-Kleffner: Es un trastorno infantil asociado a trastornos epilépticos. En el 75% de los casos existe un problema afásico junto con un problema epiléptico. Éste último, se suele corresponder con una crisis tónico-clónica generalizada. Sus síntomas aparecen en torno a los 4-5 años. Hasta esa edad los niños se comportan normalmente, muestran un desarrollo psicológico y motor normal. Por razones desconocidas, a partir de esa edad muestran un deterioro del lenguaje, tanto de los aspectos expresivos como comprensivos. Las técnicas de neuroimagen no han arrojado todavía ninguna causa orgánica. Algunas técnicas metabólicas sí han encontrado una disminución en el metabolismo cerebral a nivel temporal.

 

Afasia de Broca

Se produce por lesión de la circunvolución frontal inferior (area de Broca) izquierda y áreas adyacentes. Se caracteriza por la casi imposibilidad para articular y el empleo de frases cortas (habla telegráfica), que son producidas con gran esfuerzo y aprosodia.

La afasia de Broca, por lo tanto, se caracteriza por ser una afasia no fluida (o de tartamudeo). Por ejemplo, una persona con afasia de Broca puede decir, “caminar perro”, pero en realidad está tratando de decir que sacará al perro de paseo. La misma oración también podría significar “¿usted saca al perro a caminar?”, o “el perro salió caminando al patio”, dependiendo de las circunstancias.

También suelen estar alteradas la denominación, la lectura (alexia) y la escritura (agrafía).

En la afasia de Broca la comprensión es mejor que la expresión, aunque ésta puede estar alterada en distintos grados. Debido a ello, los sujetos pueden ser conscientes de sus dificultades y frustrarse fácilmente por sus problemas de lenguaje. Suele acompañarse de paresia del hemicuerpo derecho.

Sintetizando, los síntomas de una afasia de Brocason los siguientes:

  • el paciente habla poco y tiene conciencia de sus errores.
  • tiene problemas para encontrar las palabras deseadas.
  • su articulación es deficiente.
  • realiza grandes esfuerzos para acompasar la lengua, la faringe y la laringe.
  • las palabras que emite están deformadas, y se han eliminado de su discurso aquéllas más complicadas.
  • la gramática es de una enorme simplicidad, sobre todo en lo referente a elementos de enlace (preposiciones, conjunciones…).
  • el estilo, en general, es del tipo telegráfico.
  • la comprensión del lenguaje es casi normal.

Afasia de Wernicke

Se produce por lesión de áreas témporo-parietales (area de Wernicke). Se caracteriza por un déficit para la comprensión y un habla fluida pero completamente desprovista de sentido. Los individuos con este tipo de afasia pueden hablar con oraciones largas (logorrea), que no tienen ningún significado; agregan palabras innecesarias y neologismos y cambian unas palabras por otras parafasias. Esto hace que su habla alguna vez haya sido denomida como “de ensalada de palabras”. En algunos casos el número de sustituciones puede ser tan grande que hace el habla ininteligible (jergafasia).

Por ejemplo, alguien con afasia de Wernicke puede decir, Usted sabe que el pichicho locucio y que quiero rodearlo y atenderlo como usted desea anteriormente, pero que en realidad significa “el perro necesita ir fuera así que lo llevaré a dar un paseo”.

Los individuos con afasia de Wernicke tienen generalmente grandes dificultades para comprender y entender el habla; incluyendo la propia y, por lo tanto, no son conscientes de los errores que cometen al comunicarse (anosognosia).

En la afasia de Wernicke también suele estar alterada la repetición, pero la denominación por confrontación visual suele ser normal. El grado de alteración de comprensión lectora es muy variable, pudiendo en algunos casos llegar a utilizarse como método compensatorio en la rehabilitación.

Estos individuos por lo general no presentan ninguna debilidad corporal porque su lesión cerebral no está cerca de las partes del cerebro que controla los movimientos.

Sintetizando, en la afasia de Wernicke los síntomas son los siguientes:

  • el paciente habla mucho, como si estuviese alterado.
  • las palabras que usa están transformadas, cambiadas de lugar y alteradas en su fonética.
  • el paciente no entiende lo que se le dice ni es consciente de sus errores.

Afasia de conducción

Se produce por una lesión del fascículo arqueado, que conecta el area de Broca y de Wernicke. Su principal característica es una incapacidad para la repetición.

El output es parafásico y más fluido que en la afasia de Broca, pero menos que en la de Wernicke. Debido a esto se realizan muchas pausas en un intento de encontrar las palabras adecuadas. Así, un paciente con afasia de conducción emite frases de 3, 4 y 5 palabras, una melodía más o menos normal, con relativamente poco esfuerzo al hablar y buena articulación. No suelen mostrar déficits sintácticos.

La comprensión del lenguaje oral es variable aunque fundamentalmente preservada. La lectura en voz alta y la escritura están alteradas; pero la comprensión lectora suele estar conservada.

No suele haber paresia del hemicuerpo en la fase crónica; aunque es común que la haya en la fase aguda; recuperándose posteriormente. La afasia de conducción suele acompañarse de apraxia.

Afasia global

Se utiliza dicho término para denominar el tipo de afasia en el que tanto la comprensión como la expresión están alteradas; compartiéndose por tanto rasgos de la afasia de Broca y de la afasia de Wernicke. Se produce generalmente por la interrupción temporal del riego sanguíneo en la arteria cerebral media.

En un primer momento suele aparecer un mutismo total pasando luego a cierta verbalización. Estas verbalizaciones suelen ser esterotipias verbales repetitivas y pueden presentarse como sílabas sueltas (por ejemplo el paciente puede que diga únicamente ta ta ta ta) a las que se dota de entonación e inflexión expresiva o palabras o frases sencillas completas.

La comprensión aunque permanece siempre muy deficitaria puede recuperarse más que la expresión; evolucionando tras la recuperación (especialmente con rehabilitación) a una afasia de Broca grave. Esta característica es la que aconseja que la rehabilitación en este subtipo se dirija a una mejoría de la comprensión; pese a que en muchos casos los familiares están más preocupados por la expresión.

Clasificación: Las afasias transcorticales y la afasia anómica

La principal característica de las afasias transcorticales es la preservación de la repetición.

Afasia transcortical motora

Aparece por lesiones en la sustancia blanca inmediatamente anterior al asta frontal del ventrículo lateral izquierdo; o por lesiones corticales y de sustancia blanca en las regiones prefrontales y premotoras que rodean el opérculo frontal.

El paciente con afasia transcortical motora sufre una reducción importante del habla espontánea: es dificultosa, escasa, disprosódica y generalmente compuesta de frases cortas. Esto contrasta con su repetición; ya que pueden llegar a repetir frases bastante largas. Sería por tanto similar a la afasia de Broca aunque más leve y con la repetición conservada.

La comprensión está preservada y conservan la capacidad de denominación aunque suelen necesitar ayudas articulatorias.

Suele acompañarse de alteraciones motoras derechas. También puede presentarse apraxia ideomotora, afectando a la realización de acciones a la orden con el miembro superior izquierdo no paralizado.

Afasia transcortical sensorial

En la afasia transcortical sensorial el output verbal es fluido (frecuentemente parafásico y de contenido irrelevante) y la comprensión es muy limitada; pero la repetición, al igual que en el resto de afasias transcorticales está conservada. Sería por tanto similar a una afasia de Wernicke, pero de carácter más leve y con la repetición conservada. La lectura y escritura están alteradas

Afasia transcortical mixta

El habla espontánea es pobre, aunque cuando alguien le habla puede responder con una verbalización fluida corta; sin embargo la respuesta es casi una repetición directa de las palabras del otro (ecolalia); sin que exista comprensión. La denominación, lectura y escritura están alteradas. Sería similar a una afasia global, pero con la repetición conservada.

Afasia anómica

Es la afasia más leve y frecuente. Puede ocurrir por lesiones en muy diversas localizaciones o ser el déficit residual de la evolución de una afasia de otro tipo tras un proceso de rehabilitación. La afasia anómica se caracteriza por una importante dificultad en la denominación junto a un output fluido, una comprensión relativamente preservada y una capacidad para la repetición casi normal.

Esta dificultad es similar al “tener algo en la punta de la lengua”, pero mucho más a menudo; y hace que el paciente dé continuos rodeos para explicarse sin utilizar la palabra que busca (circunloquio), y utilizar muchas palabras poco específicas (eso, cosa…).

Tratamiento de la afasia

El tratamiento de la afasia es el tratamiento de la enfermedad de base que la ha producido. En algunos casos un individuo se recuperará completamente de la afasia sin tratamiento. Este tipo de recuperación espontánea ocurre generalmente después de sufrir un ataque transitorio isquémico (AIT), una clase de accidente cerebrovascular en el que el flujo sanguíneo que va al cerebro es momentáneamente interrumpido, pero restaurado rápidamente. En estas circunstancias, la capacidad del lenguaje puede regresar en unas pocas horas o unos pocos días. Sin embargo, en la mayoría de los casos de afasia, la recuperación de la capacidad del lenguaje no es ni tan rápida ni mucho menos tan completa.

Mientras muchos individuos con afasia también experimentan un período de recuperación espontánea parcial (en el cual algunas de las capacidades del lenguaje retornan durante unos pocos días o un mes después de la lesión cerebral), siempre quedarán secuelas del desorden. En estos casos, la terapia de habla y lenguaje es útil. La recuperación sigue generalmente durante un período de 2 años.

La mayoría de las personas creen que el tratamiento más eficaz empieza a principios del proceso de recuperación. Algunos de los factores que influyen en la mejora incluyen la causa del daño cerebral, el área del cerebro que estaba dañado, el grado de lesión cerebral y la edad y salud del individuo. Factores adicionales incluyen motivación, el entorno, el nivel educacional, o la capacidad del sujeto para darse cuenta de sus propios déficits.

La terapia para superar la afasia se concentra en mejorar la capacidad de un individuo de comunicarse usando el resto de las capacidades de comunicación que tiene el paciente, restaurar las capacidades del lenguaje dentro de lo posible, compensar los problemas del lenguaje y aprender otros métodos para comunicarse.

El tratamiento puede ofrecerse en forma individual o en grupo. La terapia individual se enfoca en las necesidades específicas de la persona. La terapia grupal ofrece la oportunidad de desarrollar nuevas capacidades de comunicación dentro de un entorno cómodo y adecuado para el paciente.

Las comunidades de accidentes cerebrovasculares, grupos regionales de apoyo, son formadas por individuos que han tenido un accidente cerebrovascular, y están disponibles en la mayoría de las principales ciudades. Estos grupos o comunidades también ofrecen la oportunidad de probar nuevas aptitudes de comunicación. Además, pueden ayudar al individuo y a su familia a ajustarse a los cambios que involucra sufrir un accidente cerebrovascular y tener afasia. La participación familiar es un componente crucial en el tratamiento de afasia, para que así los miembros de la familia puedan aprender la mejor manera de comunicarse con la persona querida.

Así, en el actual tratamiento de la afasia (en su fase postaguda), son indispensables tanto la actuación de un neuropsicólogo clínico, que coordinará la estrategia a llevar y efectuará rehabilitación, como la de un logopeda.

Pautas para la familia

La familia puede hacer las siguientes cosas para colaborar con el tratamiento del paciente:

  • Simplificar el lenguaje a través del uso de oraciones cortas y sin complicaciones.
  • Repetir el contenido de las palabras o señalar palabras claves para aclarar el significado de la oración según sea necesario.
  • Mantener un tipo de conversación natural y apropiada para un adulto.
  • Minimizar al máximo las distracciones, como por ejemplo el ruido de una radio, siempre que sea posible.
  • Incluir a la persona con afasia en las conversaciones.
  • Preguntar y valorar la opinión de la persona con afasia, especialmente con respecto a los asuntos familiares.
  • Estimular cualquier tipo de comunicación, ya sea hablada, gestual, señalando o dibujando.
  • Evitar corregir el habla del individuo.
  • Permitirle a la persona con afasia todo el tiempo que necesite para conversar.
  • Ayudar al individuo a participar en actividades fuera del hogar. Busque grupos de apoyo como las comunidades de personas que han sufrido un accidente cerebrovascular.
  • Prestar más atención a todos los elementos comunicativos de naturaleza no verbal que el paciente pueda transmitirnos.

 

 

 

 

La afasia es la pérdida de capacidad de producir o comprender el lenguaje, debido a lesiones en áreas cerebrales especializadas en estas tareas. El término afasia, que fue creado en 1864 por el médico francés Armand Trousseau (1801 – 1867), procede del vocablo griego ἀφασία: sin palabra. 

dijo:

En la mayoría de las personas, la afasia se presenta si el daño se produce en el lado (hemisferio) izquierdo del cerebro.

La afasia ocurre repentinamente, a menudo como el resultado de un accidente cerebrovascular o traumatismo encéfalocraneano, pero también se puede desarrollar lentamente, como en el caso de un tumor cerebral.

El trastorno deteriora la expresión y comprensión del idioma, así también como de la lectura y escritura.

La afasia podría presentarse en conjunto con otros trastornos de habla, como la disartria o la apraxia del habla, que también son resultados de daño cerebral.

Suele clasificarse en afasia de expresión o afasia receptiva o de comprensión.

El término afasia fue acuñado en 1864 por el médico francés Armand Trousseau. Significa falta de comunicación por el lenguaje y proviene de a —falta— y phasia —palabra—. Se trata, según la definición de Trousseau, de un estado patológico que consiste en la pérdida completa o incompleta de la facultad de la palabra, con conservación de la inteligencia y de la integridad de los órganos de la fonación.

Podríamos simplificar la diversidad de definiciones de afasia describiéndola como una afección que degrada la capacidad de lenguaje a causa de lesiones en las áreas corticales del lenguaje o en las rutas de asociación cerebrales. La afasia expresivaafecta al lenguaje hablado, mientras que la afasia receptiva afecta a la interpretación y memoria del lenguaje.

 

 

 

Cinco respuestas importantes sobre el ACV

“Es preferible que la gente se acerque porque duda de un dolor fuerte de cabeza o porque se le duerme un brazo a que nunca llegue a la guardia”.
Los pensamientos simples se tornan confusos. Querer responder una pregunta y… balbucir. Un fuerte dolor de cabeza. Olvidos inexplicables, que van mas allá del estrés o el descuido. El cerebro tiene distintas formas de informarnos que algo no anda bien y que todo puede ir peor, si no se acude pronto al médico. 5 preguntas, 5 respuestas sobre el Accidente Cerebro Vascular. 

– ¿Cuáles son las causas del ACV?
– El ACV puede deberse a tres causas: trombosis, embolia o hemorragia. El ACV por trombosis es el más común e implica la presencia de un coágulo que bloquea el flujo de la sangre en la arteria. Cuando el ACV ocurre por embolia significa que se desprende el coágulo, que se originó en otra parte del cuerpo y que se ubica en un vaso cerebral y allí obstruye el flujo sanguíneo. Y en cambio cuando ocurre por hemorragia se debe a que una arteria/vena se rompe en el cerebro y permite que la sangre salga.


– ¿Qué dicen las estadísticas sobre el ACV? 

 

– En el mundo se calcula que una persona cada cuatro minutos sufre un ACV y entre 30.000 y 60.000 personas mueren dentro del primer mes. En la Argentina cada 23 minutos muere alguien por ACV. Entre el 30% y 50% de los que sobreviven no recuperan su independencia  y entre el 15% y 30% quedan discapacitados.

– ¿Qué se puede hacer para cambiar esta situación?
– Se debe EDUCAR. Así como todos consultamos en caso de dolor en el pecho por temor a que se esté produciendo un infarto en el corazón, todos deberíamos familiarizarnos con los síntomas de ACV. Actuar a tiempo es fundamental porque el daño de un ACV es reversible pero, si no se trata a tiempo, es progresivo y permanente. El tiempo para actuar es dentro de las 8 horas posteriores al inicio de los síntomas.

– ¿Cómo se deben tratar las urgencias de ACV?
– La tendencia más fuerte en salud pública en el mundo es tratar las urgencias en espacios especiales  existentes en algunos Centros de Salud, que se llaman “centros de ataque cerebral” donde el paciente que llega con señales de alerta de ACV pasa por distintas etapas.


– ¿Cuáles son y en qué consisten esas etapas?
– La primera es en la guardia donde se realizan simultáneamente los exámenes de laboratorio, electrocardiograma y examen neurológico.

En la segunda, se estudia  por medio de eco doppler de las arterias del cuello,  resonancia magnética  y/o tomografía el cerebro del paciente para poder determinar si fue por trombosis/embolia o hemorragia.  Ambas etapas pueden llevar, como máximo, 40 minutos.

En tercer lugar, se toma la decisión de tratamiento urgente en el caso de la isquemia (trombosis/embolia). Por eso es muy importante determinar cuándo se inició el ataque.

Dentro de las tres primeras horas, se puede disolver el coágulo que obstruye a la arteria cerebral, inyectándolos por vía endovenosa.

Pasado este tiempo y hasta las 8hs, se realiza inmediatamente un cateterismo, procedimiento que permite estudiar toda la circulación cerebral e inyectar drogas para disolver coágulos directamente dentro del cráneo, en la misma arteria ocluída o utilizar otros métodos mecánicos de remoción de trombos.

Por último, los pacientes pasan a una sala de internación  específica para el tratamiento de esta patología, llamada Unidad de Ataque Cerebral.
En el caso de la hemorragia cerebral, el tratamiento dependerá de la causa.

La clave está en educar y no restarle importancia a los síntomas. Es preferible que la gente se acerque porque duda de un dolor fuerte de cabeza o porque se le duerme un brazo a que llegue nunca  a la guardia y quizá sea tarde.

Martin Jacobi Vera & Monica Passini

20160402_192020

ALERTA COCA ZERO !! Prestar atencion !!

20160930_125142

Curso RCP – Instituto CIPRIJ – Lanus Oeste- Instr: Martin Jacobi Vera y Monica Passini

20160930_111520 20160930_111542 20160930_111551_001 20160930_111554 20160930_111600 20160930_111610 20160930_111623 20160930_111644 20160930_111658 20160930_111731 20160930_111738_001 20160930_111742 20160930_111807 20160930_111813 20160930_111906_001 20160930_111909 20160930_112117 20160930_112126 20160930_112225 20160930_112231 20160930_112304 (2) 20160930_112304 (2)_LI 20160930_112304 20160930_112315 20160930_112344 20160930_112404 20160930_112409 20160930_112413 20160930_112443 20160930_112523 20160930_112557 20160930_115055 20160930_115100 20160930_115107 20160930_115114 20160930_115116 20160930_115119 20160930_115125 20160930_115127 20160930_121736 20160930_121742 20160930_121750 20160930_121755 20160930_121803 20160930_121811 20160930_121819 20160930_121823_001 20160930_121826 20160930_121832 20160930_121845 20160930_121858_001 20160930_121858_002 20160930_121902_001 20160930_121906 20160930_121914 20160930_121923_001 20160930_121926 20160930_122028 20160930_122041 20160930_122049 20160930_122054_001 20160930_122056 20160930_122122_001 20160930_122127 20160930_122132 20160930_122202 20160930_122231 20160930_122310 20160930_122320 20160930_122647 20160930_122955 20160930_123000 20160930_123015 20160930_123328 20160930_123334 20160930_123346_001 20160930_123348 20160930_123356 20160930_123403 20160930_123408 20160930_123421_001 20160930_123421_002 20160930_123421_003 20160930_123421_004 20160930_123427 20160930_123434 20160930_123451 20160930_123456 20160930_123504 20160930_123518_001 20160930_123522 20160930_123533 20160930_123539 20160930_124059_001 20160930_124102 20160930_124108 20160930_124140 20160930_124147 20160930_124202 20160930_124210

20160930_124539 20160930_125102 20160930_125108 20160930_125114 20160930_125118 20160930_125123 20160930_125142 20160930_125240 20160930_125245 20160930_125314 20160930_125329 20160930_125534 20160930_125544 20160930_125615 20160930_125635 20160930_125646 20160930_125704 20160930_125710 20160930_125724 20160930_130440 20160930_130506 20160930_130641 20160930_130645 20160930_130927 20160930_131027 20160930_131033 20160930_131144 20160930_131228 20160930_131450 20160930_131502 20160930_131509 20160930_131528_001 20160930_131533 20160930_131748 20160930_132841 20160930_133045 20160930_133052 20160930_133137 20160930_133143 20160930_133151 20160930_141442 20160930_141446 20160930_141738 20160930_141747 20160930_142226 20160930_142235_001 20160930_142238 20160930_142245 20160930_143247 20160930_143300 20160930_143430 20160930_143438 20160930_143446 20160930_143455 20160930_143610 20160930_143617 20160930_143655 20160930_143710 20160930_143919 20160930_144004 20160930_144012 20160930_144028 20160930_144140 20160930_144219 20160930_144229 20160930_144315 20160930_144503 20160930_144513 20160930_144559 20160930_144638 20160930_144726 20160930_145811 20160930_145827 20160930_145844 20160930_145853 20160930_145901 20160930_145927 20160930_150015 20160930_150022 20160930_150031 20160930_150032 20160930_150049 20160930_150108 20160930_150146 20160930_150155 20160930_150230 20160930_151409 20160930_151418 20160930_151452 20160930_151508 20160930_151520 20160930_154224 20160930_154235 20160930_154303 20160930_154309 20160930_154636 20160930_154644 20160930_154702 20160930_154721 20160930_154727_001

20160305_171943_002